PASO DE MISTERIO.

Se trata de un túmulo funerario, donde se representa una tumba de estilo neo renacentista, reflejando la continua lucha entre el bien y el mal, coronado por el calvario donde sobresale el Stmo. Cristo de la Piedad, acompañado de Ntra. Sra. de Consolación Madre de la Iglesia, San Juan y María Magdalena. El boceto original de este paso fue realizado en el año 1989 por parte de D. José Manuel Bonilla Cornejo, siendo estrenado el Martes Santo de 1991 y vino a sustituir el anterior de orfebrería de los talleres de Angulo de Córdoba, desaparecido en el mes de noviembre de 1989 en las bóvedas de San Carlos en una trágica noche de temporales que azotaron Cádiz, llevándoselo el mar.

San Juan Evangelista: Obra de Francisco Buiza en 1958. Donado por Don José Luis Domínguez Gutiérrez, viene a sustituir otro antiguo que la cofradía donó a las misiones de los Jesuitas en Paraguay. Fue restaurado por Doña Esperanza Fernández Cañero en el año 2012.

María Magdalena: Obra de Francisco Buiza en 1960. Fue restaurada por Doña Esperanza Fernández Cañero en el año 2013.

Nuestra Señora de Consolación Madre de la Iglesia: Obra realiza por D. Luis González Rey en el año 1997, donada a la cofradía por Nuestro Hermano e insignia de oro de la Cofradía, Don Francisco Pavón Araujo.

Ropajes de las imágenes: Todas las imágenes del calvario visten ropajes del Siglo XVIII.

El Señor presenta potencias obra del Taller de D. Manuel de los Ríos Navarro con boceto original de D. José Manuel Bonilla Cornejo. Las cantoneras de la cruz son también obra del mismo taller y fueron donadas por la Familia Álvarez Pérez, al igual que las puntas de los clavos de plata de ley. El resto de las imágenes presentan sobre sus cabezas magnificas obras de orfebrería del Siglo XVIII en plata de ley.

Sobre el paso podemos observar distintos símbolos de la pasión como son el manto púrpura, martillo, tenazas y cáliz; bajo los pies del Señor nos encontramos tradicionalmente una rosa roja, simbolizando de la sangre derramada por Cristo. Tras la cruz tenemos un pelícano que simboliza el amor filial, se sacrifica por amor para alimentar a sus crías. En la delantera vemos un relicario a juego con el paso obra del taller de los hermanos Ramos Espinosa con reliquias de varios Santos, propiedad de la Familia Molina López. En la trasera del paso encontramos la imagen de Santa Bárbara Patrona de los artilleros, en referencia a la estrecha relación de nuestra Cofradía con el regimiento de artillería RACTA-4.

Las imágenes son iluminadas por faroles realizados por el taller de D. Manuel de los Ríos que otorgan al misterio una magnifica luminaria con cincos velas cada uno, teniendo como peculiaridad el brazo que lo saca, sale de la propia mesa del paso, para conseguir una idea más amplia del espacio, siendo estos en color bronce con cristales biselados. Dicho brazo es soportado por atlantes, realizados estos por D. Antonio Arrufe y vaciados en bronce.

La carpintería del paso es obra del taller de D. Manuel Caballero Farfán en madera de cedro y barnizado en color caoba.

En las cuatro capillas encontramos a los cuatro Profetas mayores del Antiguo Testamento (Isaías, Jeremías, Ezequiel y Daniel) realizados por D. Luis González Rey, los acompaña a su lado paños de orfebrería realizados por el taller de orfebrería de D. Manuel de los Ríos donde podemos encontrar cuernos de la abundancia que simbolizan la riqueza y prosperidad y seres mitológicos.

En los laterales tenemos cartelas, obra en talla de D. Antonio Velázquez Jiménez y los medallones que son obra de orfebrería de D. Manuel de los Ríos y representan a las Hermandades del Martes Santo que procesionaban en el momento de su realización, iluminadas por pequeños faroles obra del Taller de los Hermanos Ramos Espinosa.

En las esquinas del paso encontramos una sobre ménsula, realizada por D. Antonio Velázquez Jiménez, y en ella cuatro ángeles pasionarios que portan símbolos de la pasión (corona de espina, lanza, columna y azote y los tres clavos) realizados por D. Luis González Rey.

En el baquetón o parte superior del paso, tenemos dispuestos varios seres demoniacos que culminan con el demonio, inspirado en los que encontramos en el coro Santo Domingo fueron realizados por NHD Jesús Martínez Herrero y vaciados en bronce.

Ya en la zona baja del paso tenemos respiraderos a juegos con los ya citados paños de orfebrería que tenemos en la parte superior. Se disponen la misma zona baja cuatro cartelas donde la labor de la talla corrió a cargo del tallista San Román y la labor de orfebrería del taller de D. Manuel de los Ríos en concreto por gran vaciador sevillano Zabala.

En la caída delantera tenemos el escudo de la cofradía envuelto con un lazo con el lema de la cofradía en latín y la trasera disponemos el escudo de la Compañía de Jesús, flanquean las cuatro caídas diversos santos Jesuitas, los mismos que encontramos en los altares laterales de nuestra iglesia de Santiago, por lado los Santos fundadores y por otro los Mártires de Nagasaki, todo bordado por NHD Pedro Utrera Mena.

 Los cuatro cubre maniguetas son el claro ejemplo de la lucha entre el bien y el mal, una representa el cordero bendito y la otra el dragón, simbolizando el demonio maligno, obra también de D. Antonio Velázquez Jiménez.