PASO DE PALIO

María Santísima de las Lágrimas es obra de Francisco Buiza de 1958, normalmente cada Martes Santo viste saya burdeos bordada en hilo de oro sobre terciopelo de Lyon en el siglo XVIII y manto morado en terciopelo llevando sobre sus sienes corona dorada de orfebrería cordobesa.

El Paso de Palio se presenta con un techo en terciopelo corinto donde encontramos un medallón central con representación del calvario (Crucificado, La Virgen, San Juan y María Magdalena) rodeado todo esto por Santos Fundadores de la Compañía de Jesús y Mártires de Nagasaki inspirada en una obra de siglo XVII propiedad de los Jesuitas.

Las Bambalinas son de estilo “de cajón” en terciopelo morado, con flecos y borlas de corte catedralicio, afianzadas sobre la parihuela por varales de orfebrería en metal plateado obra de Hijos de Juan Fernández que fueron donados a nuestra Cofradía por nuestra siempre hermana cofradía de la Buena Muerte.

Ilumina a la Santísima Virgen 88 candelabros repartidos  en  8 filas obra en orfebrería de los Hermanos Ramos Espinosa; en las  velas superiores, conocidas popularmente como “Marías”, este año hemos podido ver representados en pinturas realizadas por NHD Juan Luis Fernández Labrador  nuestra Parroquia de Santa Cruz  y sus cuatro hermandades (Santo Entierro, Medinaceli, Perdón  y Sanidad)  también con la Cruz de Santiago tenemos representada a nuestra Iglesia e igualmente a nuestra querida Congregación Mariana y Apostolado de la Oración.

En la calle de esta candelería situamos una Inmaculada en plata de ley del siglo XVIII, que fuera donada a la Santísima Virgen de las Lágrimas por el Cuerpo de Acólitos de la Cofradía. Tenemos tanto en la delantera como en los laterales jarras en cerámica azul y metal plateado por orfebrería Hermanos Ramos Espinosa. La trasera de este Palio es iluminada por seis faroles con seis velas cada uno de ellos, realizados en metal plateado por los Hermanos Ramos Espinosa, confiriéndole al manto una luz magnífica en la noche del Martes Santo.

Los respiraderos fueron realizados en metal plateado por Orfebrería Andaluza Manuel de los Ríos, encontrándose en la delantera una Capilla central donde tenemos la representación de la Santísima Trinidad inspirada en el cuadro que tenemos en nuestra Iglesia de Santiago, una de las piezas más antigua de nuestra iglesia y llena de historia. Tenemos repartidas doce ventanas a lo largo de los respiraderos, donde están representados los doce apóstoles, realizados estos medallones en orfebrería sobre malla dorada. Las fundas de las maniguetas son también realizadas en metal plateado, obra del mismo taller que los respiraderos.

Cierran el paso de palio de Nuestra Señora las caídas color burdeos donde se compagina el terciopelo y el brocado enmarcado con galón dorado.